Etiquetas

María Magdalena se fue a ver a los discípulos para decirles que había visto al Señor y para darles su mensaje (Jn 20, 18)… Porque, aquel que acoge a Jesucristo resucitado, se llena de alegría, sabe y entiende que después de la muerte corporal hay una vida que no termina; porque aquel que busca al Señor Jesús, Él sale a su encuentro y lo colma de su luz y de su amor infinito.

De esa luz y ese amor, tan grande e indescriptible, surge la necesidad de anunciar a los demás la alegría de vivir el Evangelio, surge la necesidad de proclamar la resurrección de nuestro Señor Jesús, porque en Él tendremos esa vida eterna, esa vida en abundancia, esa vida llena de amor, felicidad, comprensión, compasión, perdón.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, vivamos en nosotros la resurrección de Cristo Jesús, abramos nuestros corazones a la luz que nunca se acaba, dejémonos cautivar por la alegría que nos da el comprender y compartir la fe, la esperanza y el amor que proviene de parte de Dios.

Anuncios