Etiquetas

, ,

Porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió (Jn 6, 38)… Y cual es la voluntad del Padre? Que es aquello que el Padre quiere de aquel que hace su voluntad? No es que llevemos su Palabra a todas las naciones? No es que nos amemos los unos a los otros?

Y es que Cristo Jesús vino para hacer lo que el Padre le decía, vino para amarnos como siempre ha hecho el nuestro Padre Dios, vino para salvarnos de la esclavitud en la que vivimos, vino para entregar su vida a cambio de la nuestra, vino para cumplir la Palabra de Dios y para que esa misma Palabra tuviera su plenitud en Él.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, sigamos y cumplamos la Palabra de Dios, imitemos a Cristo Jesús, que ha querido hacerse hombre para nuestra salvación, que ha querido dejarnos su Cuerpo y su Sangre en la Santísima Eucaristía, para que de esa manera podamos ser uno con Él.

Anuncios