Etiquetas

La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos (Jn 15, 8)… Porque todo cuanto Él quiere es que nos salvemos, para que tengamos vida en abundancia, y para que eso pueda suceder, necesitamos proclamar la Buena Noticia, necesitamos llevar el Evangelio a todos los pueblos, necesitamos vivir la fe con amor y entrega.

De esa manera nos manifestamos como discípulos de Cristo, cumpliendo sus mandatos, que nos amemos unos a otros con Él nos ha amado, nos ama y nos amará, y que llevemos el mensaje de salvación a todas las naciones, que lo demos a conocer, mas con nuestras obras que con nuestras palabras, que aquellos que no creen en Él, que nos vean como los cristianos nos amamos, nos unimos, nos compenetramos, en vez de haber discordias, desunión y divisiones.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, busquemos incansablemente glorificar al Padre, alabemosle en todo momento, porque de Él provienen todas las cosas que nos llevan al bien, porque nos ama de una manera que no es comprensible a nuestro entendimiento, es un amor que sobrepasa todo juicio y toda razón.

Anuncios