Etiquetas

Acuerdense de lo que les dije: “El siervo no es superior a su señor”. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán (Jn 15, 20)… Porque realmente no nos persiguen a nosotros, sino la doctrina que Cristo nos dejó, y si nosotros realmente proclamaramos a Cristo, seríamos perseguidos, seríamos señalados, seríamos calumniados, difamados.

Y es que vale mucho más recibir todas esas cosas en la tierra que perder el Reino de los cielos, como nos enseña el Señor Jesús, dichosos los perseguidos por causa de la justicia porque ellos obtendrán el cielo; y no es eso lo que debe buscar un cristiano, el cielo? No es para eso que nacimos? No es acaso Cristo Jesús nuestras justicia? Él no es quien nos justifica con el Padre?

Por tanto, mis amadísimos hermanos, sigamos enviando la Buena Noticia a todas las naciones, sigamos llevando la doctrina del amor a todos los pueblos, y no busquemos estar bien en este mundo sino que procuremos llegar a la meta de la que habla el apóstol San Pablo, la vida eterna.

Anuncios