Etiquetas

El Espíritu de verdad que procede del Padre, él dará testimonio de mí y ustedes también darán testimonio (Jn 15, 26 – 27)… Y es que desde el bautismo el Espíritu de verdad está en nosotros para hacernos hijos de Dios, para que podamos dar testimonio de Aquel que vino para nuestra salvación, de Aquel que quiso nacer para sacarnos de la esclavitud.

Y está en nosotros, porque no somos capaces, por nuestros propios medios, de dar testimonio de Cristo Jesús, y es el Espíritu Santo quien no proporciona ese entendimiento, esa comprensión que nos hace falta para poder poner en practica toda la enseñanza que nuestro Señor nos ha dejado.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, escuchemos la Palabra de Dios, revistámonos de las armaduras de la luz, que son la fe, la esperanza y el amor, y demos ese testimonio que el Espíritu del Señor quiere testimoniar en nosotros para la salvación de todas aquellas personas que nos rodean.

Anuncios