Etiquetas

,

Así como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo (Jn 17, 18)… Gran ejemplo de intercesión conseguimos en este pasaje, como Jesús actúa por nosotros, busca la manera que no quedemos solos en este mundo, sino que se encarga de pedirle al Padre que envíe a los suyos el Espíritu Santo, conversa con el Padre que de la misma manera que Él envió al Hijo, de esa misma manera el Hijo nos envía a nosotros.

Y a que nos envía en este mundo? A hacer los mismo que Él hizo, a amar a todas las personas con el amor de Dios, a perdonar con sinceridad a todos quienes nos ofenden, a servir a los mas necesitados, a llevar la Buena Noticia a todas las naciones, la Buena Noticia de que Dios existe, que es un Dios generoso, paciente, amoroso, bondadoso, rico en misericordia.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, son muchos los intercesores que tenemos con el Padre Dios, pidamosle que intercedan por nosotros en nuestras necesidades, recurramos a nuestra Madre del Cielo, la Santísima Virgen María, que interceda ante su Hijo por nosotros, para que podamos llevar ese mensaje de salvación a todos aquellos que nos rodean.

Anuncios