Etiquetas

Entren por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y amplio el camino que conduce a la perdición (Mt 7, 13)… Son muchas las cosas de este mundo que nos desvían del camino de la santidad, son muchos los placeres que se ofrecen en este mundo que hacen que nuestro norte, de alguna manera, cambien de rumbo y de dirección, pero debemos esforzarnos por mantenernos siempre firmes en este camino de amor, de esperanza, de justicia.

Porque son pocos aquellos que siguen este camino hasta el final, son pocos los que se esfuerzan por mantenerse en el verdadero sendero del amor, son pocos los que logran entrar por la puerta estrecha, son pocos los que luchan por seguir la vida de Cristo, son pocos los que dejan a un lado todas las cosas de este mundo para obtener las del Reino de los Cielos.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, luchemos incansablemente por mantenernos en el camino que nos lleva a la salvación, esforcémonos por hacer siempre el bien, dar comida al hambriento, dar de beber al sediento, dar de vestir al desnudo, visitar a los enfermos y encarcelados, para que así podamos mantenernos firmes en la fe, la esperanza y el amor.

Anuncios