Etiquetas

, ,

Le querían poner Zacarías, como su padre, pero la madre se opuso, diciéndoles: “No, Juan es su nombre” (Lc 1, 59 – 60)… Que importante, no solo para el pueblo judío, sino para nosotros también, el nombre de una persona, en él se define la personalidad, la misión, aquello a lo que Dios quiere que hagamos.

La misión de Juan el Bautista fue preparar el camino a Aquel que nos vino a salvar, fue la del llamado de arrepentimiento de nuestras faltas, fue el de preparar nuestras vidas para que pudiese venir Aquel que nos rescató y pudiese morar en nuestros corazones, la misión de Juan el Bautista fue la de cerrar el Antiguo Testamento anunciando la presencia viva y real del Mesías en medio de nosotros.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, si no lo sabemos busquemos el significado de nuestros nombres, meditemos y oremos al Señor para que sepamos que es lo que Él quiere de nosotros, y al tener niños pensemos muy bien el nombre que le colocamos, que su nombre tenga un significado real y comprensivo.

Anuncios