Etiquetas

Yo los envío como ovejas entre lobos. Sean, pues, precavidos como las serpientes y sencillos como las palomas (Mt 10, 16)… Estamos como ovejas entre lobos, porque estamos a la vista de todo el mundo, el cristiano se caracteriza por resaltar entre los demás por llevar al Señor en el corazón, porque su vida da testimonio del amor de Dios en su vida.

Y es que el cristiano siempre debe tener como centro de vida la vida de Cristo, debe intentar vivir tal como lo hizo Jesús, debe dar ejemplo en todo sentido, debe ser respetuoso, debe ser amable, misericordioso; pero las personas que no llevan ese estilo de vida no acepta que los demás vivan así, y luego vienen las críticas, el juicio, el señalar, la envidia, la agresión, la insolencia, la discordia, la blasfemia.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, seamos mansos como las palomas, seamos humildes de corazón, pero también seamos ágiles como las serpientes, para que podamos defendernos de las persecuciones que tendremos, porque la vida del cristiano es una constante persecución hasta que estemos frente a frente, hasta que estemos cara a cara contemplando y adorando a Dios, quien nos ama infinitamente, sin medida.

Anuncios