Etiquetas

Entonces él les dijo: “Vengan conmigo a un lugar solitario, para que descansen un poco” (Mc 6, 31)… Porque el Señor Jesús sabe que tanto ha sido el ir predicando el Evangelio a todos, que tanto trabajo se ha realizado, y de vez en cuando el cuerpo necesita descanso, y no es cualquier descanso, sino que es estar con Él.

Pero también, a su vez, una multitud se le acerca como ovejas sin pastor, como un redil sin rumbo y desorientado, y Él, como buen pastor, comienza a darle rumbo a esas ovejas, las orienta y les da del alimento de su Palabra, las instruye y las prepara para que escuchando su voz, ellas lo puedan seguir, puedan llevar el camino de la salvación y de la santidad.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, escuchemos la voz del Señor que nos llama incansablemente para que sigamos con Él, para que escuchando su voz no nos perdamos en el pecado, nos llama para que descansemos en Él, aparte del mundo para que éste no nos perturbe; también oremos mucho por las vocaciones sacerdotales para que el pueblo de Dios tenga pastores según su corazón, humildes, amorosos y trabajadores del Reino de Dios.

Anuncios