Etiquetas

Se acercaron a Jesús sus discípulos y le preguntaron: “Por qué les hablas en parábolas?” (Mt 13, 10)… Por qué a nosotros nos hablas para que entendamos y a ellos así? Es que acaso no somos iguales? No somos todos hijos e hijas del mismo Padre Celestial?

Pero es que la Palabra de Dios les es revelada a los mansos y humildes de corazón, porque al que es soberbio no le interesa escucharla porque es descubierto, quien es altanero no la puede ver porque quiere seguir viviendo así, haciendo todo cuanto le place, por eso es que ni el ojo vio ni el oído escuchó; mientras que el manso y humilde de corazón acepta la Palabra de Dios para ponerla en práctica, corregir sus errores y transmitirla a sus hermanos.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, dejemos la soberbia a un lado, dejémonos inundar por la Palabra de Dios, dejémonos guiar por ella, porque nos llevará siempre por los caminos de santidad, nos llevará siempre a vivir en abundancia, nos hará siempre libres, porque Dios nos ha creado así y nos quiere así, libres para que le podamos amar sin medidas.

Anuncios