Etiquetas

El que quiera ser grande entre ustedes, que sea el que los sirva, y el que quiera ser el primero, que sea su esclavo (Mt 20, 26-27)… Porque, qué es más importante servir o ser servido? Qué da más satisfacción al alma? Qué regocija más al espíritu? Acaso no es ayudar al prójimo? Y si nos hacemos servidores de los demás no experimentaríamos ése regocijo dentro de nosotros?

Pero ese servicio que vamos a realizar debemos hacerlo por y con amor, porque, de no ser así, el servicio se vuelve una obligación y un estorbo, sino el servicio se vuelve una carga pesada que no queremos llevar, mientras que haciéndolo con amor, con ese amor que proviene de Dios, todo servicio se volverá productivo y provechoso para todos.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, mientras más alto queramos llegar mayor es el servicio que debemos prestar, mientras más conocimiento obtenemos mayor debe ser nuestra humildad para poder hacer ese servicio al que el Señor Jesús nos ha llamado a hacer.

Anuncios