Etiquetas

El rey Herodes oyó lo que contaban de Jesús y les dijo a sus cortesanos: “Es Juan el Bautista, que ha resucitado de entre los muertos y por eso actúan en él fuerzas milagrosas” ( Mt 14, 1)… Hoy en día es muy fácil confundir a Dios con dioses que han ido apareciendo en la imaginación del hombre, quizás algunos de mitologías antiguas, quizás otros inventados, quizás le piden a un santo y lo convierten en dios; es muy fácil porque han surgido muchas personas adorando dioses que “predicen” el futuro o “saben” que sucederá con alguna situación particular.

Pero, lo cierto es, que no escuchamos al verdadero y único Dios, preferimos buscar dioses donde no existen, preferimos escuchar comentarios de Cristo Jesús pero no lo buscamos a Él y corroborar si es verdad eso que nos cuentan, preferimos muchas veces inclinarnos y postrarnos ante dioses que no nos llevarán a ningún lado, al contrario, nos llevarán a la condenación eterna, nos llevarán a la muerte espiritual.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, escuchemos todos los días la Palabra del verdadero Dios, acudamos a la Eucaristía donde ésta se proclama y es el mismo Dios quien nos habla mediante ella, pidamosle a los santos que nos guíen a Dios, pidamosle a la Santísima Virgen María que nos enseñe a su Hijo Jesucristo y que nos enseñe a ser como Él, para que podamos reconocer al verdadero Dios y seguirle.

Anuncios