Etiquetas

El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que tome su cruz y me siga (Mt 16, 24)… Pero, para seguir a Jesús debemos dejar todo atrás, nada de apegos a las cosas materiales, porque el camino es exigente pero satisfactorio, seguir a Cristo Jesús vale la pena vivirlo porque es un camino lleno de felicidad, es un camino lleno de amor, es un camino que nos prepara verdaderamente al encuentro futuro con el Padre.

Y más que valer la pena, vale la vida, porque la ganancia será la misma vida eterna, la ganancia es gozar de los bienes celestiales desde aquí del mundo terrenal, la ganancia es tener una felicidad en nuestro corazón que no acaba nunca, no es como la felicidad que ofrece el mundo porque ésta sólo dura un instante.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, si vamos a seguir a Cristo Jesús sabemos que será un camino fuerte, pero no imposible de vivir, si vamos a seguir a Cristo Jesús sabemos que sudaremos mucho, pero tendremos una gran recompensa en el Cielo, pero si vamos a seguir a Jesús, digamosle como hizo la Ssma Virgen, que sea con un sí firme, con un sí lleno de humildad y de confianza en Él que no ha llamado a servirle en todo momento.

Anuncios