Etiquetas

Si ustedes tuvieran fe al menos del tamaño de un grano de mostaza, podrían decirle a ese monte: “Trasládate de aquí para allá”, y el monte se trasladaría (Mt 17, 20)… Si realmente tuviéramos fe, que no haríamos? Si realmente tuviéramos fe, que no seríamos capaces de hacer? Si realmente tuviéramos fe, que no hablaríamos de todo cuanto ha hecho Dios en nosotros?

Confiaríamos plenamente en Dios, y tendríamos la certeza que todo cuanto le pidamos nos lo dará, haríamos todo aquello que Él nos pidiera sin dudar, daríamos (incluso) la vida por el Reino de los Cielos, porque la fe nos mueve y nos motiva a creer más y más en Aquél que nos ha amado hasta derramar su Sangre en la cruz y a dejarnos su Cuerpo en la Eucaristía.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, busquemos incrementar esa fe que se nos ha dado por medio del Bautismo y del sacramento de la Confirmación en el Espíritu Santo que se nos ha dado, busquemos aprender más de nuestra fe en Cristo Jesús, y seamos mensajeros de ese Evangelio que se nos ha enseñado, seamos mensajeros de ese amor que nos han demostrados dejándose clavar en la cruz para perdonarnos nuestros pecados.

Anuncios