Etiquetas

Si dos de ustedes se ponen de acuerdo para pedir algo, sea lo que fuere, mi Padre celestial se lo concederá (Mt 18, 19)… Porque, que no haría un padre por sus hijos? No le daría aquello que le pide? Aún más nuestro Padre celestial, que nos ama tanto, que nos negaría? Y si nos reumiéramos en nombre de su Hijo Primogénito, se desbordaría en amor, generosidad, en gracia.

Y como podríamos reunirnos en torno a Cristo Jesús? Que momento es especial para estar alabando a nuestro Padre del cielo por medio del Hijo? La Eucaristía es el momento, por excelencia, pata reunirnos, y toda la Iglesia pide por un mismo fin, todos nos reunimos en la Eucaristía para pedir por cosas personales, pero a la vez pedimos por las necesidades de cada uno de los presentes. Y si estamos todos reunidos pidiendo por lo mismo, acaso Dios no lo concedería?

Por tanto, mis amadísimos hermanos, no dejemos de asistir a la Eucaristía, tengamos nuestra fe puesta en Cristo Jesús, quien intercede constantemente por nosotros ante el Padre, busquemos incansablemente a Aquel que quiso entregar su vida para salvarnos, y reunamonos en torno a Él quien cumple siempre su promesa y nunca nos defrauda.

Anuncios