Etiquetas

, , ,

Que visión tan prodigiosa,
Que visión tan admirable,
Que la Madre de mi Señor te guiara
A tan alto don.

De la violencia a la paz,
A los jóvenes tenías que llevar,
Para así mostrar
Tan altísima amabilidad.

Por tu sueño en el corazón llevas,
A los jóvenes a la santidad,
Y a través del sacerdocio
A ellos mismos consagrar.

Que sueño tan preciso
En tu vida conservar,
A los niños pobres
Y a los jóvenes educar.

Anuncios