Etiquetas

Que el mayor de entre ustedes sea su servidor, porque el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido (Mt 23, 11 – 12)… Si Jesús siendo Dios se rebajó y se hizo hombre para servir y no ser servido, quienes somos nosotros para querer ser servidos? Mientras el cargo sea más alto, más humildes debemos ser, mayor debe ser nuestro servicio, a más personas debemos tender nuestra mano.

Que debe hacer un líder de grupo? O un coordinador de alguna pastoral? O un director de algún programa? O un diácono, sacerdote u obispo? Servir a las demás personas, arrodillarse y lavarle los pies a sus seguidores, enseñar la Palabra de Dios, y no colocar cargas pesadas que ni nosotros mismos podemos levantar, sólo debe estar en su corazón la ley de Cristo Jesús, la ley del amor, de desprenderse de sí mismo y donarse a los demás.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, no busquemos ser los primeros, no busquemos ser importantes, elijamos los últimos puestos, los que nadie quiere, humillemonos delante de Dios, busquemos no sólo nuestra salvación sino también la de nuestro prójimo, vivamos como la Santísima Virgen María que no eligió ser la que más resalte sino que se humilló delante de Dios y le entregó su vida a su Hijo, Cristo Jesús.

Anuncios