Etiquetas

Velen y estén preparandos, porque no saben que día va a venir su Señor (Mt 24, 42)… Estemos preparados en todo momento, porque no sabemos cuando nos tocará el encuentro del Señor, no sabemos cuando Él nos llamará para pasar en la vida eterna.

Y como podemos prepararnos para ese encuentro? Que necesitamos hacer? El mismo Jesús nos lo dice: cuando dimos de beber al sediento, cuando dimos de comer al hambriento, cuando hospedamos al forastero, cuando visitamos al enfermo y encarcelado también lo hicimos con Él; también nos vamos preparando cuando frecuentamos los sacramentos, cuando asistimos a la Eucaristía, cuando pedimos perdón a Dios en el sacramento de la reconciliación.

Así que, mis amadísimos hermanos, visitemos más seguido al Señor Jesús en la Eucaristía, preparemos nuestro corazón y nuestra alma para ese gran encuentro con el Señor en la eternidad, dejemos a un lado las obras del mal y revistámonos con la armadura de la luz haciendo, incansablemente, aquello que debemos hacer, practicando el perdón, las obras de misericordia y la entrega a Dios.

Anuncios