Etiquetas

No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano (Mc 6, 18)… Esto fue una denuncia constante que tuvo Juan el Bautista que le costó la vida, porque la envidia, el libertinaje, la esclavitud a los placeres, el poder nos llevan a tener actitudes incoherentes, nos lleva a querer pasar por encima de los demás, a quitar del paso a quien sea que nos estorbe.

Pero, es que el cristiano está llamado a denunciar las cosas malas que estén pasando, estamos llamados a ser (por decirlo de alguna manera) la piedra en el zapato de muchas personas, pero siendo coherentes en nuestro hablar y con nuestras acciones, siendo humildes, aceptando en nuestras vidas el Evangelio y poniéndolo en práctica, tomando en cuenta que estamos llamados primeramente a seguir a Cristo Jesús, y ser un Cristo para los demás.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, aceptemos con humildad pero también con firmeza ese llamado que el Señor Jesús no hace desde el momento de nuestro bautismo, a ser profetas en medio de este mundo donde reina no el Señor de señores, sino el maligno que quiere cada vez más alejarnos de Dios.

Anuncios