Etiquetas

Y su fama se extendió por todos los lugares de la región (Lc 4, 37)… Y aunque no buscaba fama sus prodigios y milagros lo hicieron famoso, la gente acudía a Él para que los curara de toda enfermedad y expulsara los espíritus inmundos.

Y es que saber que el Reino de los Cielos ya está en medio de nosotros es motivo de propagar esa Buena Noticia, el saber que Cristo Jesús camina a nuestro lado y nos cura de todas nuestras dolencias es motivo evidente que debemos transformar y vivir según su Palabra, que está viva, es fuerte, es sanadora y nos renueva.

Así que, mis amadísimos hermanos, seamos portadores de esa Nueva Noticia, seamos portadores de esos milagros que Cristo Jesús ha hecho en nosotros, vivamos en la alegría de anunciar todo cuanto Él quiere estar en medio de nosotros para ayudarnos y salvarnos.

Anuncios