Etiquetas

Ella se levantó enseguida y se puso a servirles (Lc 4, 39)… Después que Jesús impuso las manos a la suegra de Simón, después que la curó de su enfermedades, hizo lo que cada uno de nosotros debe hacer cuando conoce a Cristo, a servirle, a ponerse a disposición de Él, a hacer su vida parte de nuestra vida, porque nos damos cuenta que es Él quien da la vida.

Y, de qué manera vamos a servirle? Como podemos hacer para colocarnos a su disposición? Eso lo sabremos dependiendo del llamado que Él nos haga, unos seremos para la vida religioso/sacerdotal, otros para la soltería, otros para el matrimonio, otros para ser misioneros, unos a ser médicos, otros a ser abogados, otros a ama de casa, y así sucesivamente.

Para eso, mis amadísimos hermanos, necesitamos orar mucho, necesitamos estar en constante comunicación con Dios, necesitamos arrodillarnos ante el Santísimo Sacramento del Altar, pidiéndole que nos muestre o nos diga qué quiere Él para nosotros, en dónde hacemos falta para servirle, qué debemos hacer para realizar su voluntad.

Anuncios