Etiquetas

El Hijo del hombre también es dueño del sábado (Lc 6, 5)… Para los judíos, el día sábado es el día de descanso, nada se puede hacer este día, únicamente asistir a la sinagoga para alabar a Dios, pero Cristo Jesús no enseña algo más allá de sólo asistir a la sinagoga, y es que el sábado está hecho para el hombre, no el hombre para el sábado.

Por eso para los cristianos el día de descanso es el domingo, porque en Cristo Jesús nace una nueva humanidad, con su muerte muere el hombre viejo, muere el primer Adán y el pecado, y con su resurrección restaura la naturaleza caída del ser humano y recrea (vuelve a crear) a las personas a su imagen y semejanza, destituye nuestra naturaleza en Sí mismo; lo que en la antigüedad el primer día era el inicio de la creación, desde Cristo el primer día se convierte en momento de salvación.

Por eso, mis amadísimos hermanos, no dejemos que las leyes humanas nos quiten la libertad espiritual, cada día tiene un fin particular, pero ese fin no es amarrarnos a los días, sino que son para alabar y glorificar a Dios, para darle gracias y entregarnos a Él, para trabajar los días de trabajo, y para descansar los días de descanso, pero no para que los días nos aten sino para vivirlos a través de Cristo Jesús, quien es el Señor de la vida.

Anuncios