Etiquetas

El hombre bueno dice cosas buenas, porque el bien está en su corazón (Lc 6, 45)… Y, quién es el Bien? No es, acaso, Dios Todopoderoso que hizo el cielo y la tierra? Y si Dios es el Bien, podrá salir de Él algo malo? Si Él que creó todas las cosas las vio buenas, por qué está el mal? Y si el mal existe, lo creó Dios?

Cuando el hombre hace el bien, efectivamente el bien está en su corazón, porque ha estado en comunicación constante con Dios, no deja que su voluntad se imponga, sino que deja a Dios actuar en su corazón y en su vida para realizar siempre el bien, pero cuando el hombre hace el mal, no es, precisamente, porque Dios actúa en él, al contrario, es porque nos alejamos de tal manera de Dios que no tenemos las fuerzas necesarias para forzar a nuestra voluntad, y así, de esta manera, no hacemos caso a Dios, sino a dioses que no existen, o le hacemos caso a aquel que desobedeció a Dios, al maligno.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, si realmente queremos hacer el bien, acerquémonos a Dios, busquemos su infinita bondad y misericordia para que nosotros podamos, con la fuerza del Espíritu Santo, llevar ese amor que Dios nos tiene, no dejemos que el maligno nos haga caer en la tentación a hacer el mal, porque de esa manera nos alejamos de Aquel que ha entregado su vida para salvarnos, nos alejamos de Aquel que nos creó para amar y no para odiar, nos alejamos de Aquel que quiso reconciliar todas las cosas por medio de su Hijo sin ser Él quien las haya quebrantado.

Anuncios