Etiquetas

Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores (Mt 9, 13)… Y quiénes son los justos? Por qué no vino por ellos también? Acaso Cristo Jesús hace acepción de personas? O, acaso, somos nosotros quienes no aceptamos la salvación que Él nos propone? O es que somos tan soberbios que creemos ser más que los demás y nos podremos salvar por nuestros propios méritos?

Y es que, aquellos que se creen justos piensan que se pueden salvar por sí mismos, echan a un lado el plan de salvación que Dios les ha propuesto, porque creen tener un plan mejor que el de Él; en cambio, aquellos que se sienten pecadores, que reconocen su condición con humildad, saben que necesitan de Dios para seguir adelante, reconocen humildemente que el plan de salvación es mejor que el suyo propio.

Así que, mis hermanos muy amados, Cristo Jesús vino por cada uno de nosotros, justos y pecadores, pero está en nosotros si lo aceptamos o lo rechazamos, si lo recibimos o no, si permitimos que su Palabra nos transforme y nos conduzca hacia la salvación o si negamos su plan para cada uno de nosotros; vivamos plenamente en su mensaje y nos daremos cuenta que es mejor vivir con su plan de salvación que con nuestra soberbia e indiferencia.

Anuncios