Etiquetas

Cuando Jesús expulsó a un demonio, algunos dijeron: “Este expulsa a los demonios con el poder de Satanás, el príncipe de los demonios” (Lc 11, 15)… Pero, si Jesús expulsa a los demonios con el poder de Satanás, como manda a hacer el bien? Si Satanás nos manda a hacer el mal y Jesús nos manda a hacer el bien, entonces con que poder Jesús expulsa a los demonios? De dónde le proviene todo ese poder y toda esa fuerza a Jesús?

Él siempre estaba en oración, y la oración es la comunicación con Dios, siempre estaba pidiéndole al Padre, y es de allí de donde le viene toda su fuerza, en la oración constante a Dios, es de la oración de donde le viene todo ese poder, no sólo para expulsar a los demonios sino también para curar a los enfermos, sanar a los leprosos, hacer ver al ciego, oír a los sordos y hablar a los mudos, resucitar a los muertos, pero le viene también un poder mayor a todo eso, el poder de perdonar lis pecados.

Por tanto, mis hermanos muy amadísimos, creámosle a Él, pero no sólo creamos sino que vivamos su vida, y nos daremos cuenta de las maravillas que podremos hacer en su nombre, no dejemos de comunicarnos con Él, porque en Él encontraremos la fuente del amor, del perdón, de la reconciliación, de la unión, de la fraternidad, y con todo eso veremos con mayor claridad sus maravillas en nosotros.

Anuncios