Etiquetas

Dichosos todavía más los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica (Lc 11, 28)…  Porque aquellos que escuchan y ponen en práctica la Palabra de Dios conocen la verdadera felicidad, son humildes de corazón, y aceptan los planes del Señor en sus vidas.

Y es que, sus planes son muchísimo mejores que los nuestros, nuestros planes son efímeros, no nos llevan a la salvación y tampoco llevan a salvar a otras personas, mientras que los planes de Dios no sólo contempla nuestra salvación sino también la del mundo entero, y para eso, para cumplir los planes de Dios tenemos que tener la disposición para que Él pueda cambiar nuestra vida, cambiar nuestro corazón, debemos tener un corazón abierto y humilde a su Palabra.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, vivamos seguros en el amor de Dios, no dejemos que las personas o las situaciones nos alejen de ese amor que el Señor nos tiene, porque estando en su amor podremos fácilmente dejarnos guiar por su Palabra, dejamos que Él actúe en nosotros, dejamos que nuestro corazón esté siempre lleno de alegría y damos testimonio de Él en todas partes.

Anuncios