Etiquetas

Ay de ustedes también, doctores de la ley, porque abruman a la gente con cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni con la punta del dedo (Lc 11, 46)… Esta serie de lamentaciones que anuncia nuestro Señor va más allá de sólo fariseos y doctores de la ley, es para cada uno de nosotros, que teniendo un rango, jerarquía, cargo, etc, imponemos a nuestros seguidores, subalternos, súbditos, etc, cosas que ni nosotros podemos hacer, y no solamente que no podemos sino cosas también que no podemos.

Por eso, Cristo Jesús nos dice, quien quiera ser el primero entre los hombres que se haga servidor de ellos, porque quien es verdaderamente un líder está junto a sus seguidores caminando con ellos, está junto a sus compañeros trabajando de la mano de ellos, y quien sirve al hermano con humildad y sin buscar protagonismo Dios lo mira beneplácitamente porque en él se cumple aquello que Él tanto quiere de nosotros.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, estemos atentos a la Palabra de Dios, busquemos ayudar siempre al prójimo, no coloquemos cargas duras a los demás, y especialmente cargas que ni nosotros podremos llevar, seamos humildes y misericordiosos, y no dejemos nunca de servir a los demás.

Anuncios