Etiquetas

Le dijo Jesús: “¿Que quieres que haga por ti? (Mc 10, 51)… En que momento no nos dice eso Jesús? Hay un espacio de tiempo que Él no quiera ayudarnos? Indudablemente que no, siempre está llamándonos y buscándonos para que estemos con Él, para sacar de nuestras vidas todo mal, para curarnos de nuestras enfermedades, para abrir nuestros ojos y podamos ver claramente los signos de los tiempos.

Porque Él quiere nuestra salvación, porque Él quiere que seamos libres, felices, amados, que seamos como Él lo fue, manso y humilde de corazón, que tengamos la capacidad de recibir y percibir su amor para que podamos transmitirlo a los demás hermanos, que podamos ver en Él (lo que realmente es) el Salvador de nuestras almas, de nuestras vidas, de nuestro ser completo.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, cada vez que estemos frente al Santísimo Sacramento del Altar digamosle a Cristo Jesús: “Señor, ten compasión de mí”, “Señor, apiadate de mí que soy un pecador”, reconociendo todo esto con humildad, sabiendo que Él es quien nos puede sacar de todas esas cosas donde estamos y no podemos salir por nuestra propia cuenta.

Anuncios