Etiquetas

El Reino de Dios no llega aparatosamente (Lc 17, 20)… Y es que, si prestamos atención, ya el Reino de Dios está en medio de nosotros, llegó al final de los tiempos y decidió quedarse de una vez y para siempre, con la llegada del Mesías, de Cristo Jesús, nuestro Señor y Salvador, vino también el Reino de Dios.

Y Jesús nos lo enseñó, nos mostró como es ese Reino y nos dejó sus enseñanzas para que podamos vivir en él, y cómo podemos entrar a ese Reino que predicó Cristo? Amando al prójimo como a nosotros mismos, no sólo a aquellos que nos caen bien, sino a aquellos que ni siquiera nos pueden ver, a nuestros enemigos, a aquellas personas que nos hacen daño.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, vivamos en el amor de Dios quien nos da la fuerza necesaria para amar a las demás personas, vivamos en la bondad, en la misericordia, en el perdón que nos nutre cada día para poder llegar a ese Reino que Dios nos ha querido dar para nuestra salvación, para que vivamos en Él, nuestro Creador y Señor.

Anuncios