Etiquetas

Cuando estuvo cerca, le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?” (Lc 18, 40 – 41)… Siempre que nosotros le buscamos y nos llevan hacia Él, nos pregunta: “¿Qué quieres que haga por ti?”, y no porque Él no sepa que necesitamos sino porque Él quiere que nos demos cuenta de la realidad en la que estamos, que nos demos cuenta que es aquello que realmente necesitamos, cuales son los verdaderos males que tenemos.

Y ahora, que estamos cerca de Él, nos sigue preguntando: ¿”Qué quieres que haga por ti?”, y quizás muchos de nosotros pediremos cosas superfluas y vanas, quizás muchos de nosotros pedirá cambios en el gobierno, quizás muchos de nosotros pedirá cambios en la sociedad, y muchos otros pedirán transformaciones en sus propias vidas, que lo acerquen más a Él, que lo lleven por su camino de justicia y de paz.

Así que, mis amadísimos hermanos, reconozcamos a Jesús cuando pase cerca de nosotros y llamemosle incansablemente, no dejemos que pase por nuestro lado sin antes llamarle para que nos ayude en nuestra ceguera, en nuestras incomprensiones, en nuestros complejos.

Anuncios