Etiquetas

Quítenle a éste la moneda y dénsela al que tiene diez (Lc 19, 24)… Porque quién administra mucho, se le da mucho más, y para éso se nos ha dado una serie de virtudes para administrarlas y producir otras más virtudes, pero que sucede con aquel que no coloca a producir, o que no administra bien esas virtudes? Que pasa, por ejemplo, que es valiente y sufre de miedo escénico, y no se enfrenta a un escenario o a hablar en público? Que sucede, por ejemplo, con el que es paciente pero le angustia que otras personas no lleguen puntuales?

Pero, para administrar bien todos eso talentos que se nos han dado, debemos prepararnos para trabajarlos donde el Señor nos pide, si somos excelentes gerentes pero el Señor nos pide que cocinemos, que haremos? O, en el caso contrario, si no sabemos nada de administración y nos coloca en esa posición, que haremos? Nos quedamos de brazos cruzados o buscaríamos a alguna persona que nos enseñe?

Así que, mis amadísimos hermanos, pongamos a producir nuestros dones, pongamonos manos a la obra con los talentos que nos ha dado el Señor, no sólo para beneficio propio sino también para el beneficio de la comunidad, para el beneficio de nuestro prójimo, porque para eso nos lo han dado, para que vivamos unidos unos con otros y cada quien con dones diferentes, cada quien con aptitudes distintas para que en común entre toda la comunidad se pueda vivir en unidad.

Anuncios