Etiquetas

Velen, pues, y hagan oración continuamente (Lc 21, 36)… Porque sólo en la oración continua, sólo en la comunicación constante con Dios podremos saber que quiere Él con nosotros, para nosotros y de nosotros.

Cómo podremos estar en paz si no estamos en contacto con nuestro Creador? Cómo podremos sentir verdadera felicidad si no estamos comunicándonos continuamente con Aquel que quiso que vivieramos en Él? Y para esa comunicación continua con Él debemos prepararnos adecuadamente, debemos estar dispuestos tanto física, como mental y espiritual porque vamos a estar en contacto con ese Dios que es tanta bondad, tanto amor y tanta misericordia que sólo lo podremos vivir en esos momentos de verdadero contacto con Él.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, permanezcamos en vela, busquemos momentos de intimidad con nuestro Señor, para que, por medio de nuestra unión con Él, lleguemos a conocer y sentir el verdadero amor que Dios nos tiene.

Anuncios