Etiquetas

Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven (Lc 10, 23)… Porque no todos tendrán la oportunidad de ver aquellos milagros y prodigios que ha hecho el Hijo de Dios, no todos están llamados a presenciar los signos mesiánicos que realizó nuestro Señor, Cristo Jesús.

Pero son aún más dichosos aquellos que creen sin haber visto, porque su fe no se fundamenta en los milagros o prodigios, sino en Dios mismo quien hace los milagros, y es en Él en quien debemos poner nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor, porque Él es el autor de la vida, quien ha hecho posible que cada uno de nosotros estemos en este mundo, quien nos ha creado para que amemos y no para pasar nuestras vidas buscando cosas o queriendo ver cosas extraordinarias.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, dichosos nosotros que podemos ver todos los días el Gran Milagro que Cristo Jesús hace todos los días en la Eucaristía, que se queda en la Hostia y en el Cáliz consagrados para ser comida y bebida de salvación, no busquemos ver más cosas extraordinarias que ésa, porque es lo más grande que el Señor nos ha querido dejar.

Anuncios