Etiquetas

La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos (Mt 9, 37)… Son muchas las personas que están sin rumbo en este mundo, que están viviendo por vivir, que necesitan de Dios y no lo saben, e incluso, que creen en dioses que no existen.

Pero, son muy pocas las personas que deciden trabajar por esas almas perdidas, son muy pocas las personas que deciden dejarlo todo por llevar la Buena Noticia de Cristo Jesús, son muy pocas las personas que se dedican a predicar la Palabra de Dios, a llevar el Evangelio en sus vidas y dar testimonio de ese infinito amor de Dios para con nosotros, son muy pocas las personas que apuestan por la vida futura, por la verdad, por la esperanza, por la caridad.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, seamos verdaderos mensajeros de la Palabra de Dios, entreguemos nuestras vidas a llevar el amor de Cristo que se nos ha entregado por completo, trabajemos incansablemente por el Reino de Dios y veremos la generosidad infinita en nuestras vidas.

Anuncios