Etiquetas

Y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo (Mt 1, 16)… Una pequeña diferencia de la revelación cristiana es que Dios se hizo hombre para estar con nosotros, quiso hacerse uno más de nosotros, quiso compartir nuestra condición humana, quiso nacer de una mujer, quiso mostrar su grandeza haciéndose uno más se nosotros.

Y en el Evangelio vemos cual es su descendencia, el creador quiso ser engendrado, quiso ser parte de una familia, y ya desde antiguo, y su ascendencia se remonta desde Abraham, desde aquel que creyó en quien que lo creó, su linaje real desde el gran rey de Israel, David, y a pesar que hubo dentro de su genealogía gente que no hizo bien a los ojos de Dios, Él mismo hace que de esos acontecimientos desagradables de la historia broten maravillas en nosotros.

Así que, mis amadísimos hermanos, reconozcamos y creamos verdaderamente en que Cristo Jesús realmente existió en medio de nosotros y que todavía sigue vivo en medio de su pueblo, porque Él vino para quedarse con nosotros hasta el final de lisa tiempos, y quiere nacer cada día en nuestros corazones, preparemos nuestros corazones para su venida, preparemos nuestro interior para que Él pueda habitar en nosotros con humildad y sencillez, con amor y entrega a nuestros hermanos.

Anuncios