Etiquetas

Simeón los bendijo, y a María, la madre de Jesús, le anunció: “… Y a ti, una espada te atravesará el alma” (Lc 2, 34 . 35)… Es posible que una espada atraviese el alma de una persona? Aquí simplemente Simeón le está profetizando a la Virgen María todo lo que sufrirá por su hijo Jesús, por todo lo que su hijo padecerá por amor a la humanidad, y al mismo tiempo por todo el dolor que cada uno de nosotros le causaremos.

Y por qué nosotros le causaremos dolor a la Santísima Virgen María? Que importante somos nosotros para ella? Tenemos algo de especial nosotros que a ella también le importamos? Sí, somos muy importantes para ella porque su Hijo ha venido para nuestra salvación, y Cristo Jesús nos entregó a ella estando Él en el patíbulo de la cruz, somos importantes porque por medio de ella hemos obtenido la salvación, porque ella desde esa entrega que hizo su Hijo se dedicó al cuidado de cada cristiano, al cuidado de cada unos de los que recibimos el bautismo, nos cuida como cuidó a tu propio Hijo, Cristo Jesús.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, recibiendo a la Santísima Virgen María en nuestros corazones entenderemos como es Jesús, aceptando a María como nuestra madre buscaremos la manera de no herir su corazón, que al final se convierte cumplir el mandamiento que Jesús nos dejó, allí final se convierte en ser humildes de corazón y aceptar con nuestras vidas el Evangelio.

Anuncios