Etiquetas

Una vez que José y María cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret (Lc 2, 39)… Y cuál es esa ley que debían cumplir? Primeramente debemos recordar que Jesús fue Judío, y como tal debía, como todo judío, hacer una serie de rituales, a los 8 días de haber nacido los padres de Él deberían presentarlo en el templo, y siendo el primogénito, “rescatarlo”, es lo que prescribe la ley judaica.

En nuestro caso, los cristianos llevamos el niño a bautizar, el rescate que se aplica en el cristianismo es en de sacarlo del dominio del pecado y hacer que esa recién nacido se convierta en hijo de Dios, es rescatarlo de las tinieblas y llevarlo a la luz de Cristo, quien con su muerte destruyó el poder de las tinieblas y nos abrió la posibilidad de caminar en la luz de Dios; en el caso del cristianismo no es cumplir una ley por cumplirla, no es (aunque así lo quieran hacer ver) un evento social, es un acto libre, voluntario y consciente de llevar a los niños a Dios, es introducir a la persona al pueblo santo de Dios.

Así que, mis amadísimos hermanos, no hagamos de los actos religiosos meros actos sociales, donde lo importante es el “compartir” y no el sacramento, no hagamos de lo social lo más importante, al contrario, centremos a Dios en nuestras vidas, que Él sea lo más importante para nosotros, porque en Él tendremos la verdadera vida, porque en Él está la salvación, porque en Él viviremos realmente.

Anuncios