Etiquetas

Síganme, y yo los haré pescadores de hombre (Mc 1, 17)… Esta es una invitación que nos hace Cristo Jesús a una vida mejor, a estar toda nuestra vida junto a Él, compartiendo todas las posibles experiencias de una vida completamente llena de amor, felicidad, misericordia, perdón, piedad.

Y por qué hacernos pescadores de hombres? Porque es la manera de nosotros convertirnos más eficazmente, porque así otras personas más transforman sus vidas y siguen a Cristo Jesús, porque de esa manera acercamos a las personas a la salvación, al amor, a la felicidad, a la vida eterna.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, escuchemos ese llamado que Cristo Jesús nos hace día, bien sea estando casados, solteros, trabajando, estudiando, con o sin familia, porque el llamado no es sólo a dejarlo todo, sino a seguirlo, a servirle, a ser portavoces de su Evangelio, no tanto de palabras sino más bien con nuestras acciones.

Anuncios