Etiquetas

Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán (Mt 9, 15)… Entonces, por qué los cristianos ayunamos si el Esposo está en medio de nosotros? Y de qué manera ayunamos? Realmente ayunamos para prepararnos, no sólo física sino espiritualmente para vivir el triduo pascual, la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Pero no sólo ayunamos de comida, sino también de todo aquello cuanto nuestro cuerpo y nuestro corazón nos pide, un plato de comida, un artículo, un deseo, o incluso en el habla, en gestos, en pensamientos… El ayuno cristiano nos da la oportunidad de abstenernos de algo para entregarlo a los más necesitados, y eso nos fortalece en tres sentidos, ayunando para amarnos a nosotros mismos, compartiendo con los más necesitados amando a nuestros hermanos, y haciéndolo con verdadero recogimiento del corazón orando amando a Dios.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, sepamos que no ayunamos porque el Esposo no está con nosotros, porque sabemos que Él vive de verdad y lo vemos todos los días presente realmente en la Eucaristía, tan y como está en el cielo, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, sino que lo hacemos con un fin ulterior, para ir purificando nuestros cuerpos y nuestra alma de los malos hábitos que tenemos, y ayudarnos entre nosotros mismos.

Anuncios