Etiquetas

Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso (Mt 25, 31)… Se sentará y nos llamará a todos nuestros, a unos los seleccionará para tomar parte en el Reino de los Cielos y a otros no, pero para saber a quienes tomará nos dejó dicho como será esa selección, a quienes amen a sus prójimos, a quienes cumplan las obras de misericordia.

Y estamos en un tiempo propicio para ello, vivimos el tiempo de cuaresma que nos invita a abstenernos de las cosas que más nos gusta, de ayunar de muchas cosas, especialmente de la comida, y qué debemos hacer con esas cosas que no pudimos tener por hacer el ayuno? Darlo a quien necesite, si no comiste algo, dalo al hambriento, si no compraste una camisa o un pantalón, cómpralo y dalo al desnudo, visitemos al enfermo, a quien se encuentra en el hospital, o está en su casa por alguna enfermedad.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, aprovechemos al máximo este año de la misericordia que la Iglesia nos ha propuesto, y no lo hagamos sólo por este tiempo de cuaresma ni por este año jubilar, sino que sea una actitud que quede en nuestro corazón y que ayudemos todo el tiempo a nuestro prójimo, y con ello estaremos guardando un lugar en la vida eterna.

Anuncios