Etiquetas

Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas (Mt 7, 12)… La Ley y los Profetas no son ojo por ojo y diente por diente, esa ley es de venganza y no proviene de Dios, porque si Dios es amor, cómo va a enemistarnos entre nosotros mismos? Cómo va a inculcarnos una ley que no lo caracteriza a Él?

A no ser que sea una persona enferma, toda persona quiere recibir amor, afecto, cariño, comprensión, y si es eso lo que queremos recibir, cómo lo podremos obtener si no es dándolo? O es que acaso quien siembra odio recibe amor? O quien siembra discordia recibe unión? O quien siembra engaño recibe la verdad? El hecho no está en dar lo que recibimos sino en dar para recibir lo que damos, porque que de bueno en dar sólo bien a quienes nos hacen el bien? La Ley y los Profetas se basan en dar o hacer el bien sin importar que recibimos.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, hagamos siempre el bien, sin importar quien es la otra persona, amemos al prójimo como a nosotros mismos, amemos no sólo con el corazón sino con todo nuestro ser, tal como lo hizo Cristo Jesús, que entregó su vida hasta morir en una cruz por nosotros.

Anuncios