Etiquetas

Aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿piensan acaso que eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén? Ciertamente que no; y si ustedes no se arrepienten, perecerán de manera semejante (Lc 13, 4 – 5)… Este tiempo se cuaresma es para transformar algún aspecto o característica negativa que tengamos en alguna otra positiva, y no sólo por este tiempo y cuando termine volvemos a ser exactamente iguales, es para transformarlo por completo y dejar de tener esa actitud negativa en nosotros.

Si no lo hacemos así, no hay una verdadera conversión de nuestro corazón, sino que todo es una apariencia, es para que los demás crean, y el hecho real no es para que los demás crean, más bien es para que nosotros mismos nos salvemos de la muerte eterna, es para que seamos cada vez mejores cristianos, para que podamos evangelizar realmente con nuestros hechos, concretos, específicos, dando verdadero testimonio que creemos y que hay un sólo Dios y Señor de la vida.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, todavía es tiempo de tomar en nosotros aspectos negativos y transformarlos, revisémonos y transformemos nuestras vidas, seamos cada vez mejores, para que así no perezcamos, seamos sinceros con nosotros mismos y arrepintámonos de corazón de nuestros pecados.

Anuncios