Etiquetas

No crean que he venido a abolir la Ley y los Profetas (Mt 5, 17)… No vino a quitarlos o eliminarlos sino que vino a darle cumplimiento, a perfeccionarlos, no parte sean imperfectos o hayan estado incompletos, sino que nosotros los hombres mal interpretamos y desviamos su verdadero sentido.

Y así, Cristo Jesús, con su propia vida nos enseña como debemos vivir, simplificó todo en dos mandamientos, con ejemplos concretos para que no cometamos de nuevo los mismos errores: “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos”, amando a Dios amamos al prójimo y amando al prójimo damos testimonio que amamos a Dios.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, demos verdadero testimonio que amamos a Dios haciendo aquello que Él nos pide en este año jubilar de la misericordia, visitando a los enfermos y a los encarcelados, demos de vestir al desnudo, alimentemos al hambriento y al sediento, ayudemos y enseñemos a quienes no saben, soportemos con paciencia a quienes nos hacen mal, y veremos como nuestra vida se transformará para mejor.

Anuncios