Etiquetas

Si yo arrojo los demonios por el poder de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el Reino de Dios (Lc 11, 20)… Porque, cómo expulsar demonios si no es con el poder de Dios? Quién es sino Dios quien tiene el poder eliminar el mal? De qué vale que el mal quiera sacar el mal? Sería ilógico porque el mismo mal estaría dividido en sí mismo.

Pero esa es una señal que ya en Reino de Dios está en medio de nosotros, porque cuando un sacerdote hace o practica un exorcismo lo hace en el nombre del mismo Cristo Jesús, no lo hace en nombre propio ni en nombre del maligno, sino de Dios mismo, porque sólo Él tiene ese poder sobre todas las creaturas.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, actuemos en favor del bien, revistámonos de las armaduras de la luz, que son la oración, el ayuno y la limosna, las obras de caridad corporales y espirituales, para que así, con la ayuda de Dios, podamos sacar de nuestras vidas al maligno y comenzar a vivir en la tierra el Reino de Dios.

Anuncios