Etiquetas

“Conque me conocen a mí y saben de dónde vengo” (Jn 7, 28)… Y si sabemos de dónde viene y quien es, por qué seguimos viviendo mal? Por qué dejemos que los placeres de este mundo nos invadan? Por qué dejamos de cumplir en mandamiento que Él mismo nos dejó?

Verdaderamente, nos desviamos del plan de salvación que Dios nos tiene preparado para cumplir nuestra propia voluntad, y la mayoría de los casos terminamos desviados de ese camino y alejados de Él, porque precisamente creemos que Él es sólo hombre y no que viene de Dios, y no sólo que viene de Dios sino que es Dios mismo.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, no veamos a Cristo Jesús como un curandero o como un simple profeta, Él es mucho más que eso, es Dios que quiso encarnarse, quiso hacerse uno de nosotros, y padecer como lo hacemos nosotros, y derramó hasta la última gota se su Sangre para salvarnos de la esclavitud eterna.

Anuncios