Etiquetas

Si se mantienen fieles a mi palabra, serán verdaderos discípulos míos, conocerán la verdad y la verdad los hará libres (Jn 8, 31 – 32)… A qué libertad se refiere? Acaso somos esclavos? Quién realmente es nuestro Dios y Señor? A quién estamos apegados?

Si nos mantenemos fieles a su palabra, Él nos hará libres, pero no es una libertad terrena, sino más bien una libertad espiritual, donde el pecado no reinará en nuestros corazones, ni estaremos esclavizados a los vicios que vivimos a diario, y no son sólo las drogas y la prostitución, sino también el conformismo, el ocio, los juegos, la tecnología (en su mal uso), a quienes realmente adoramos como dioses y nos alejan de la verdad, del amor y de la misericordia del único y verdadero Dios.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, escuchemos la Palabra de Dios, mirémosla desde la óptica de Cristo Jesús, estudiémosla con el corazón, y pongámosla en práctica en nuestra vida cotidiana, y veremos cómo cambia nuestra vida, cómo su palabra nos transforma y nos configura como nuevos Cristos.

Anuncios