Etiquetas

Cuando ya estaba cerca la bajada del Monte de los Olivos, la multitud de discípulos, entusiasmados, se pusieron a alabar a Dios a gritos por todos los prodigios que habían visto (Lc 19, 37)… A la multitud no le importó si Jesús venía caminando, en burro, a caballo, sólo le importó, en ese momento que venía por tantos prodigios que hizo en medio de ellos.

Pero la manera en que llegó es importante, porque nos dice cómo es ese Reino de Dios que tanto predicó, su llegada por sí misma no era por todo lo alto, no era emblemática, que rey de cual país se pasea con un burro? Que Reino poderoso su ley principal es la ayuda al prójimo, el servicio, el amor verdadero?

Así que, mis amadísimos hermanos, reconozcamos ese Reino que es la vida eterna, no sólo aclamemos con palmas a Cristo Jesús, sino que seamos nosotros, sea nuestro corazón esas palmas que lo aclaman con Rey y Señor de toda nuestra vida.

Anuncios