Etiquetas

Jesús lo miró con amor y le dijo: “Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme” (Mc 10, 21)… Así es el amor que Cristo Jesús nos tiene a cada uno de nosotros, nos invita a que le entreguemos todo aquello cuanto tenemos, a todo aquello a lo que estamos apegados, porque sabe que todo eso nos impide ir al Reino de los Cielos.

Y es que, Él no nos dejará solos, siempre estará con nosotros, y cuando algo nos quiere quitar es porque nos quiere entregar algo mucho mejor, cuando nos pide que dejemos algo no es para dejarnos sin nada, es para que nuestro corazón no viva apegado a esas cosas que no nos sirven, y esa es la persona rica que, teniendo poco, siente que lo tiene todo y está apegado a todas esas cosas pasajeras.

Por tanto mis amadísimos hermanos, no vivamos apegados a las cosas materiales, no vivamos apegados a cosas que no nos llevarán al Reino de Dios, al contrario, dejémosle esas cosas a Cristo Jesús, y aceptemos con los brazos abiertos todas aquellas cosas que Él nos tiene reservados para nuestra salvación, recibamos alegres aquellos dones que Él desea entregarnos porque es de mucho mayor valor que todo cuanto podamos poseer en esta vida pasajera.

Anuncios