Etiquetas

Jesús respondió: “Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna” (Mc 29 – 30)… Que mejor promesa ésta la que recibimos de parte de Cristo Jesús, dejarlo todo por Él y la recompensa no es más que la vida eterna.

Y es que ese debe ser nuestro objetivo, llegar a la vida eterna, llegar a contemplar cara a cara el rostro de Dios, llegar a alabarlo en todo momento, estar en su presencia y no dejarlo ni un instante, porque no habrá mayor felicidad que estar junto a Él por toda la eternidad.

Así que, mis amadísimos hermanos, dejemos todo por Él, y tengamos la seguridad que Él mismo nos devolverá todo cuanto hemos dejado y mucho más aún en esta vida y adicionalmente la vida eterna, pero debemos prepararnos porque hasta los más cercanos nos perseguirán, nos señalarán, nos injuriarán a causa de Él.

Anuncios